El desafío de Paul Pogba

Paul Pogba sintió que estaba listo. Sir Alex Ferguson, en cambio, decidió que aún no era el momento ideal para darle más minutos al exquisito francés. Finalizada le temporada 2011/12, Juventus lo quiso y el jugador aceptó. No quería esperar más. Anhelaba mostrarle su calidad al mundo.

Foto: Reuters

Desde entonces comenzó a brillar. En Italia, con Juventus como gran monopolizador de la Serie A, y también en la UEFA Champions League. No obstante, la "Vecchia Signora" era por lejos el mejor equipo de su país. Andrea Pirlo y Arturo Vidal eran las piezas más importantes del mediocampo. El chileno por su enorme despliegue físico, y el italiano por la precisión en sus pases en un conjunto que jugaba la mayor parte del tiempo en campo rival. Entonces Pogba demostró, claro, que también era un jugador fantástico, pero sus lujos eran sólo la frutilla del postre en un funcionamiento colectivo ya ensamblado.

Con el paso de las temporadas, además, Juventus se demostraba como un equipo cada vez más sólido desde lo defensivo. Las figuras de Chiellini, Bonucci y Barzagli impresionaban con su regularidad: en la defensa había poco de qué preocuparse. Pogba simplemente debió continuar con sus grandes demostraciones de habilidad, pero para ir perfeccionándose alternó distintas posiciones en el campo de juego: fue un habitué en la banda izquierda, lo hizo muchas ocasiones por derecha, y también centró su posición, a veces más adelantado y otras en la sala de máquinas.


La llegada de Carlos Tévez le dio al equipo un salto de calidad en el ataque. El argentino fue durante dos temporadas seguidas el máximo goleador y la principal figura del equipo. Un aliado más para Juventus y Pogba, pero que al mismo tiempo, dejaban un papel menos protagónico para el francés. No es que no pudiera ser el mejor de todos; claro que sí podía. Lo que ocurría era que Juventus gobernaba con facilidad en Italia, y Pogba podía permitirse no dar lo máximo, que su equipo igual ganaría muchos títulos a final de temporada.

En la temporada 2014-15, se vio al mejor Pogba. También a la más sólida Juventus. Cada vez más seguridad defensiva, un nivel ascendente de Arturo Vidal, Tévez en plenitud junto a Álvaro Morata encendido en noches de Champions. Pogba demostró mucho más que gambetas y lujos: supo ser decisivo. Su equipo estuvo a un paso de ser el campeón de Europa.

En la última temporada, la 2015-16, las salidas de Pirlo, Vidal y Tévez fueron bajas más que sensibles. Se esperaba que Pogba tomara el liderazgo de su equipo, pero no fue así. Las mejoras en su nivel no aparecieron y quienes dieron un paso al frente fueron Claudio Marchisio, Sami Khedira y principalmente, Paulo Dybala. Tras un gran arranque del Napoli, las cosas volvieron a la normalidad y Juventus se consagró campeón, pero no pudo repetir su gran actuación en Champions League.

La Eurocopa 2016 fue algo distinto para Pogba. Era -o debía ser- la gran figura del equipo, pero también tendría que asumir un rol distinto: más creador de juego que finalizador de jugadas. Más retrasado para iniciar, menos posibilidades de lucirse en los metros finales. Su actuación no fue magnífica, pero cumplió con creces y su país llegó a la Final del certamen.

A los 23 años, a Pogba el llegó el desafío más importante de su carrera. Manchester United, el club que en su momento no le dio la oportunidad, ahora lo convirtió en el jugador más caro de la historia, con el objetivo de que el francés sea una pieza clave en la vuelta al primer plano. Aún es un joven, por lo que su posición en la cancha no es fija, pero ya hay grandes indicios: con jugadores de ataque como Ibrahimovich, Rooney, Rashford, Martial, Mata y Mkhitaryan, la función de Pogba seguramente esté en la zona media del campo. ¿Podrá ser el termómetro del equipo? Tiene todas las condiciones: un despliegue físico que impresiona, ubicación, pase, regate, disparo desde afuera, buen uso del cuerpo, aceleración y desaleración. El francés deberá unir las líneas del equipo. Esta vez sí, lo que haga será fundamental. No podrá relajarse. La Premier League es mucho más disputada que la Serie A. A Pogba le llegó la hora de demostrar que puede ser uno de los mejores centrocampistas más decisivos del mundo.



Share/Bookmark

About Alan

0 comentarios :

Publicar un comentario

Recuerda seguirnos en twitter @RinconDelUnited