LAS OPCIONES DEL CAPITÁN

Wayne Rooney ya es historia pura del Manchester United. Hace semanas nada más, se convirtió en el máximo goleador de la institución, tras superar al legendario Bobby Charlton. No obstante, a los 31 años y con 13 temporadas en el club, las opciones de jugar son cada vez menos para el ídolo.

FOTO: Unitedramble.

La etapa de Louis van Gaal nos regaló lo último del Wayne Rooney con un físico que marcaba diferencias. Con el holandés, el símbolo del Manchester United jugó en el mediocampo para aprovechar su gran dinámica e intensidad. Se lo vio involucrado en la gestación de jugadas, la pisada al área como un box to box y también el sacrificio de siempre para recuperar. Era lo último de aquella bestia física.

La llegada de José Mourinho cambió los planes en medio de una transformación de Rooney. Los años pasan para todos, y Wayne debió acostumbrarse a perder explosión y facilidades para la gambeta individual. Mejoró entonces su ubicación, el ser más cerebral que dinámico, conducir el juego más que finalizarlo. Para el entrenador portugués, Rooney es un atacante. Lo de mediocampista quedó atrás, y dejó buenas sensaciones.

Pero la situación no parece ser alentadora para el máximo goleador en la historia del Manchester United. Con nuevas figuras emergentes como Marcus Rashford y Anthony Martial, sumado a las buenas prestaciones de Juan Mata, Henrikh Mkhitaryan y hasta una levantada individual del cuestionado Marouane Fellaini, las opciones para Rooney son cada vez menores y sus dificultades para mostrar su jerarquía crecen. El claro ejemplo es que estuvo mucho tiempo al borde del récord de Charlton, y tras una larga espera pudo superarlo, pero desde un majestuoso tiro libre. Si fuera por el juego colectivo, quizás Wayne debía esperar aún más.

En el habitual 4-3-3 elegido por Mourinho, la posición natural de Rooney es como extremo izquierdo. De esta manera, el jugar perfilado hacia dentro le permite poner su técnica a disposición de la resolución de jugadas. No obstante, es Paul Pogba quien también frecuenta el sector izquierdo del ataque, aunque unos metros más atrás. El francés, que jugó 29 partidos -todos como titular- es un imprescindible para Mourinho y posee una mayor inventiva en los metros finales, producto también de sus brillantes capacidad físicas que le permiten estirarse como un pulpo para siempre llegar a la pelota. Por eso es que el juego de Pogba y Rooney resulte demasiado similar, y para el puesto de extremo suela utilizarse a jugadores con mayor desborde y velocidad: en las últimas semanas Rashford le ha ganado la pulseada a Martial. Además, con Rooney en banda izquierda el lateral izquierdo pierde espacio para llegar hasta línea de fondo como por el otro lado lo hace Antonio Valencia, quien ya ha participado en seis goles con sus asistencias. 

 La presencia de Michael Carrick como titular le ha otorgado al Manchester United un equilibrio que extrañó en los primeros partidos de temporada. No obstante, Mourinho también piensa -sobre todo ante equipos de repliegues defensivos numerosos- en darle toda esa responsabilidad al español Ander Herrera, que está jugando probablemente al nivel más alto de toda su carrera. De esta manera, Pogba retrocede para jugar en el doble pivote y conducir al equipo desde una posición más retrasada. La mediapunta le crea entonces un lugar a Rooney, que sabe flotar entre las medialunas de la mitad de la cancha y el área. Con opciones de pase el inglés puede ser un buen conductor, aunque en los últimos partidos en esa posición -los segundos tiempos ante Hull City y Liverpool- al equipo le ha costado encontrarse con el gol. No es de extrañarse entonces que sea Juan Mata quien haya jugado con frecuencia como mediapunta en ese esquema: el ex Chelsea quizás no tenga la precisión ni la pegada de Rooney, pero le da mayor rapidez a los ataques y en la presente temporada está mostrando un nivel goleador impresionante: 8 tantos, sólo superado por Zlatan Ibrahimovic.

La última alternativa quizás sea la mejor pero es la más difícil de ver. Cuando Ibrahimovic no está, Mourinho se ha inclinado por Rooney y no por otros delanteros más veloces como Rashford y Martial. La experiencia para arrastrar marcas y jugar son una ventaja para el eterno goleador, que sin embargo, deberá esperar una ausencia del sueco para salir de titular en esa posición, y Zlatan es el jugador que más partidos ha disputados desde la llegada del portugués (32). Rooney es un buen definidor que siempre estuvo acostumbrado al gol, y puede sentirse beneficiado de la dinámica que le dan al juego Mkhitaryan, Rashford, Mata y Pogba. 

Mientras tanto, los rumores empiezan a crecer. Se habló de una posible salida del eterno goleador hacia el fútbol chino, aunque José Mourinho lo descartó: "No habrá fichajes ni tampoco nadie más se irá". El portugués puede sentirse tranquilo con la cantidad de variantes ofensivas que tiene, y Rooney seguro que tendrá minutos. Quizás no todos los que él espera, pero podrá demostrar su calidad en ellos y así ganar más oportunidades. Después de todo, el inglés aún sueña con más momentos de alegría, y para Old Trafford, tener a su ídolo en el plantel es al menos signo de tranquilidad y orgullo.

Share/Bookmark

About Alan

1 comentarios :

Recuerda seguirnos en twitter @RinconDelUnited